BIENVENIDOS.

BIENVENIDOS.
AGRO, AGRONOMÍA, AGROECOLOGÍA, SECTOR AGROPECUARIO, AGUA, BIOLOGÍA, ECOLOGÍA, ENERGÉTICA RENOVABLE (BIOCOMBUSTIBLES, E. SOLAR. ETC), MEDIO AMBIENTE, NOTICIAS.

WELLCOME.
Greetings, dear reader, who has chosen to spend a pleasant time reading this blog, PIÑON ENGRANADO.
I'd like to find in this blog and I suggest you point to "Followers", since that way you directly back to this link, this site includes news of Agro sector, biofuels, Jatropha, Environment, and more.
It is also a support for further improvement.
If you like, leave a comment or a contribution to the news, which has application in their country, their experiences related to the note.
THANK YOU FOR YOUR VISIT!













martes, 6 de julio de 2010

CIENTÍFICOS IDENTIFICAN LOS TEJIDOS ESPECÍFICOS DE CEBADA INFECTADOS POR FUSARIOSIS.

Genetista molecular Ron Skadsen con el SIA ha usado la incandescencia verde de una raza transformada del hongo Fusarium graminearum para descubrir que el hongo, el cual causa la fusariosis de la cebada, específicamente ataca la punta saliente de la semilla en desarrollo, el tejido blando conectado con la semilla y, en menor grado, la cáscara exterior de la semilla.
Por: Stephanie Yao.
22 de febrero 2010.

Estudios recientes sobre el hongo que causa la enfermedad conocida como la fusariosis en la cebada han ayudado a los científicos del SIA a identificar los tejidos específicos infectados por el hongo.

El hongo Fusarium graminearum es el culpable de la fusariosis en la cebada y en el trigo. La fusariosis reduce los rendimientos causando la esterilidad y los granos encogidos, y contamina el grano con micotoxinas.

Genetista molecular de plantas R. Skaden, infectó espigas de cebada con Fusarium anteriormente transformado para contener una proteína verde fluorescente, la cual causa que el hongo tenga una incandescencia verde cuando examinado bajo un microscopio de fluorescencia. Skadsen descubrió que el hongo ataca la punta saliente de la semilla en desarrollo, el tejido blando conectado con la semilla debajo de la cáscara, y en menor grado, la cáscara exterior de la semilla.

Estudios previos con semillas separadas de cebada mostraron que el hongo puede licuar el interior almidonado de la semilla dentro de cinco días después de inoculación. Skadsen descubrió que, aun 16 días después de infección, el hongo Fusarium no puede penetrar en el endospermo almidonado si la semilla se queda pegada a la espiga.

Los conocimientos sobre las partes de la planta de cebada atacadas por Fusarium proveen información útil sobre cómo funciona el proceso de infección y dónde los investigadores deben enfocar sus intentos de crianza y biotecnología, según Skadsen. Los criadores ahora pueden enfocarse en buscar los rasgos que pueden prevenir la penetración temprana del hongo.

Estos hallazgos ayudaron a Skadsen y sus colegas a desarrollar promotores genéticos que se pueden usar para activar genes que ayudan a proteger los tejidos susceptibles de cebada. Skadsen y la líder de investigación C. Henson ahora están investigando la bioquímica de los tejidos susceptibles de cebada por medio de perfiles metabólicos durante los primeros tres días de infección.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de febrero del 2010.

Detalles de estos estudios han sido publicados en las revistas científicas 'Physiological and Molecular Plant Pathology' (Patología Fisiológica y Molecular de Plantas), 'Plant Molecular Biology' (Biología Molecular de Plantas), y 'Plant Biotechnology Journal' (Revista de Biotecnología de Plantas).

Fuente: ars.usda.gov