BIENVENIDOS.

BIENVENIDOS.
AGRO, AGRONOMÍA, AGROECOLOGÍA, SECTOR AGROPECUARIO, AGUA, BIOLOGÍA, ECOLOGÍA, ENERGÉTICA RENOVABLE (BIOCOMBUSTIBLES, E. SOLAR. ETC), MEDIO AMBIENTE, NOTICIAS.

WELLCOME.
Greetings, dear reader, who has chosen to spend a pleasant time reading this blog, PIÑON ENGRANADO.
I'd like to find in this blog and I suggest you point to "Followers", since that way you directly back to this link, this site includes news of Agro sector, biofuels, Jatropha, Environment, and more.
It is also a support for further improvement.
If you like, leave a comment or a contribution to the news, which has application in their country, their experiences related to the note.
THANK YOU FOR YOUR VISIT!













sábado, 6 de noviembre de 2010

LAS RESERVAS FLUVIALES ANTE LA CONTAMINACIÓN Y EL CONSUMO.

El agua dulce del mundo es cada vez menos apta para el consumo humano. Un estudio realizado por varias universidades norteamericanas revela que los principales ríos del globo, que abastecen a diario a 5.000 millones de personas, están seriamente amenazados; en gran medida, por la contaminación. Si unimos este problema al de la sequía, casi permanente en algunas partes del planeta, se agrava la situación de las reservas fluviales.

Estas cifras son el resultado del primer análisis a gran escala de las fuentes fluviales más importantes del planeta, realizado por la Universidad de la Ciudad de Nueva York y por la Universidad de Michigan y publicado en la revista Nature bajo el título ‘Ríos en Crisis’. Según esta investigación, el 80% de la población mundial consumiría a corto plazo agua poco apta para el ser humano. Las principales causas del deterioro de la calidad de los ríos están relacionadas con la contaminación química de los ecosistemas fluviales, con la utilización de fertilizantes agrícolas y la existencia de especies invasoras, como el denominado cangrejo rojo o americano o el lucio en los ríos del suroeste europeo.

La contaminación química de los ríos se debe al vertido de aluminio en las aguas del río Marcal, afluente del Danubio, el segundo río más grande de Europa. Un problema en una planta de aluminio del oeste de Hungría tiñó de rojo el Marcal convirtiendo al afluente en “zona muerta”, según expertos en toxicología. Los ciudadanos que residen cerca de la zona accidentada tuvieron que ser evacuados por la contaminación del aire y del agua. Este tipo de vertido sigue siendo habitual a comienzos del siglo XXI. Hace poco más de una década, en abril de 1998, una balsa de residuos de metales pesados, procedente de una mina de la localidad de Aznalcóllar (España), se rompió en dos y liberó una gran cantidad de residuos al Parque Nacional de Doñana. Los vertidos del Marcal y de Aznalcóllar son perfectas ilustraciones de cómo el hombre tropieza repetidamente con la misma piedra.

Sin embargo, la contaminación no es la única causa de crisis en los ríos. El estudio arroja, en total, 23 factores que comprometen el estado de las aguas fluviales a escala mundial, como la existencia de enormes presas. Su construcción para el abastecimiento de las grandes urbes ha empeorado la relación de los ríos con su entorno. Por ejemplo, la presa de Assuan (Egipto), inaugurada en 1970, retiene anualmente 120 millones de toneladas de sedimentos destinados a fertilizar el valle del Nilo. O lo que es peor: 15 kilómetros cúbicos de agua, el 20% del caudal del río más largo del mundo, del que dependen 180 millones de personas, se evaporan cada año en el gigantesco embalse. La construcción, en vez de retener agua para el consumo civil, genera una pérdida de recursos hídricos en una zona donde no sobra agua. Assuan es sólo un ejemplo de cómo una construcción humana puede deteriorar los ecosistemas fluviales. La situación también ha empeorado en China, donde se encuentran la mitad de las presas del mundo, y en India, donde en las últimas décadas se han construido alrededor de 3.000.

Tampoco se puede obviar el problema generado por la sequía. La falta de precipitaciones está golpeando en la actualidad con dureza algunas zonas de América del Sur. La provincia argentina de Entre Ríos, conocida como la Mesopotamía de Argentina por su situación geográfica entre los caudales del Paraná, el Guayquiraró, el Mocoretá y el Uruguay, está sufriendo uno de los periodos de sequía más graves de la historia reciente. La falta de lluvias está produciendo que el agua de los ríos sea escasa y de menor calidad y de poco provecho para el consumo agrícola y humano. La misma situación está ocurriendo en Venezuela, donde diversos caudales se han secado.

Los datos demuestran que la explotación de los grandes ríos no efectiva y contribuye al deterioro del medioambiente. La construcción indiscriminada de presas y la cercanía de fábricas y minas a caudales fluviales, unidos a fenómenos naturales como la sequía, tienen en jaque a más de 5.000 millones de personas.

Miguel Ángel Sánchez López - Periodista

CCS

Fuente: ecoportal.net, solidarios.org.es